Ybarra, Campofrío, el Windsor… ¿Es el cloud la solución ante este tipo de desastres?

Como ya ocurrió hace algún tiempo en Burgos y la fábrica de Campofrío, la sede principal del Grupo Ybarra de Dos Hermanas (Sevilla) fue pasto de las llamas durante el sábado pasado. Muchos medios apuntan que tanto las oficinas y los laboratorios han podido salvarse del incendio pero aún las causas que lo provocaron se desconocen.
Muy probablemente a nadie nunca se le hubiera pasado por la cabeza que algo así pudiera ocurrir, pero los incendios, el malware y los errores humanos existen, y más de lo que creemos. Aunque la principal causa de los desastres sea esta última, el 26% se produce por incendios o explosiones, mientras el 10% sucede por desastres naturales. Según el informe de INTECO (Estudio sobre el estado de la PYME española ante los riesgos y la implantación de planes de continuidad de negocio) el 3,6% de las empresas pyme españolas han sufrido un siniestro grave, tipo incendio o inundación, en los últimos 3 meses. Ante estos datos lo normal sería que un alto porcentaje de las empresas tuvieran medidas que redujeran al máximo el riesgo y los daños.
Toda empresa (sea grande, mediana o pequeña) debería tener un plan de actuación (también llamado Plan de continuidad de negocio) para hacer frente a incidencias que no solo tiene que ver con desastres naturales o incendios. Caídas de sistema, ciberataques, robos y otros muchos contratiempos ponen en riesgo a diario la actividad y la información de la empresa.
Acontecimientos como el vivido el pasado sábado nos hacen reflexionar sobre cómo otras empresas se vieron afectadas por escenarios como este:
El incendio de la Torre Windsor en Madrid (2005). Empresas como la consultora Deloitte y el despacho de abogados Garrigues, fueron algunos de los afectados por el incendio y vieron seriamente perjudicado su negocio y el servicio a sus clientes. En el caso de Garrigues, guardaba su copia de seguridad en el mismo edificio.
La planta de Campofrío incendiada en Burgos (2014), fue el suceso más grave registrado en los últimos años. Hoy en día todavía siguen las obras para la apertura de la nueva planta y ha incrementado sus medidas de seguridad y control de riesgos a todos los niveles.
De acuerdo con Ponemon Institute, actualmente la pérdida de información asociada a incidencias inesperadas supera los tres millones de euros en costes por empresa. Una cifra que año a año sigue aumentando (incrementó en un 6% durante 2015).
Sabiendo que este tipo de cosas ocurren y lo que generalmente supone, ¿realmente tomamos medidas al respecto?
Como ya comentamos en otros post sólo el 15% de las empresas españolas realiza copias de seguridad de forma periódica y fuera de sus instalaciones a través de soluciones Cloud. El 59% utiliza un disco duro que generalmente almacena en las mismas instalaciones. A pesar de ser la solución de backup más utilizada, ¿es la más segura? ¿no resultaría más sencillo automatizar el proceso, almacenar las copias fuera de la empresa, cumplir con la LOPD y despreocuparse?
Lamentablemente, es en momentos como estos cuando las empresas se preguntan si realmente el estado actual de su nivel de seguridad y prevención ante catástrofes es el adecuado. Tras un evento de este tipo la mayoría de las empresas redobla los recursos asignados a seguridad si es que la perdida de información no les obliga a cerrar antes (sólo 7% de las empresas con pérdidas de información significativas sigue funcional 3 años después).
Esperamos que el grupo Ybarra estuviera preparado para una incidencia de estas características y puedan restablecer su actividad en el menor tiempo posible. De momento sus consumidores, fieles a la marca, ya han comenzado su particular campaña de ayuda a través de redes sociales para fomentar la compra de sus productos.

Titular Ybarra